"Como el toro me crezco en el castigo, mi lengua en corazón tengo bañada..." (M. Hernández)

1,2 y 3 son los IRONMAN a mis espaldas. Y este año vamos a por el 4º con la misma ilusión que el primero y con más experiencia (que siempre cabe). El gran objetivo este año es ser regular y conseguir dos picos de forma importantes, el primero para la Maratón de Sevilla (finales de Febrero) y el segundo y más importante es para la primera semana de Julio con la consecución del Ironman de Frankfurt.
Manos a la obra y como siempre, cuento con vosotros para crecer y seguir mejorando juntos. Vuestros comentarios me enriquecen, no dudeis en hacerlo.

Acumulado desde 1 de Septiembre:

SWIM:

BIKE:

RUN:

PATEO:

GYM:

COMPEX:


RETOS 2012-2013: MM Córdoba-Maratón Sevilla - IRONMAN Frankfurt...

¿TIENES ALGUNA DUDA MÉDICA Y NO ENCUENTRAS RESPUESTA?PREGÚNTALE A LA DOCTORA RUIZ... ELLA INTENTARÁ AYUDARTE ON-LINE. UTILIZA LOS COMENTARIOS EN LAS ENTRADAS Y DEJA TU MAIL... SALUDOS

jueves, 17 de febrero de 2011

Crónica del MÍTICO FERNANDON!!!

 
 
"Crónica de una muerte anunciada...o cuando el corazón puede más que la razón"
 
La semana previa empezó con una lluvia de correos electrónicos entre las liebres, cada uno aportaba su "pego" o "parche" particular, yo hasta hice dos cutre-montajes fotográficos, de los cuáles uno ya fue publicado en este blog. De estos correos se deducía, la gran ilusión que ha todos nos invandía, y las ganas con las que afrontabamos el gran reto. Yo sabía que mi semana laboral iba a ser muy dura, y tenía que decir lo que tuviera decir ya, pues de lo contrario al final de la misma no podría hacerlo. Jueves y viernes fueron para mí dos jornadas maratonianas, enclaustrado en ambas más de 13 horas en la oficina. El sábado fue tranquilo. A eso de las 9 de la noche realicé varias llamadas a Miguel, para consultarle dudas de última hora.
 
Llega el día D a la hora H, y como le dije telefónicamente a Miguel: "Yo no suelo llegar tarde a los grande eventos", así lo hice, y estaba listo para según lo acordado, estar sobre el puente de la A-4, a la altura de Carmona, a la 7:30 A.M. Minutos antes de la hora acordada realizó tres llamadas, a Miguel, Fernán, y Maricarmen, ninguno de los cuales me coge el teléfono, me pongo nervioso, llamo a Antonio, y ya me dice que vienen de camino, que traen un poco de retraso, y que me avisan cuando estén llegando. Llegan, cojo rueda, y en poco estamos en el estadio. Empezamos con las bromas como de costumbre, si bien es cierto que a Miguel se le nota el nerviosismo, y Fernán, ni siquiera habla, esta hiper-mega-concentrado. Busco un lugar (lo de apropiado o no lo dejo a gusto del consumidor) en el que soltar lastre, en esta ocasión en solitario, y no como en la media de Alcalá. Al poco, Miguel le entran las prisas y es que él iba con otras miras. Entramos al estadio, el túnel de calentamiento presenta un lleno hasta la bandera, el ambiente es brutal. Soltamos las bolsas en el ropero, vamos al WC, y en poco estamos en la pista del estadio, calentando muy suavemente y preparandonos para la salida. Miguel hace un rondo, y nos da sus últimos ánimos y consejos. Se va a colocarse lo mejor que pueda. Nosotros nos quedamos allí, y seguimos con las bromas. 
 
Se da la salida, vemos en una pantalla salir a los primeros, al rato empezamos a andar nosotros, hasta que salimos del estadio es una auténtica fiesta, yo grito, salto, subo las manos disfruto en resumen. Una vez fuera, empezamos a correr, y empiezo a progresar intentando que nos coloquemos en un ritmo bueno. Pasamos el km 1, y mi cronómetro, desde que pasamos la alfombrilla de los chips, marca 6:36. Demasiados lentos. La liebre que lleva el garmin puesto, lo sabe y empieza a tirar, empezamos a correr para recuperar lo perdido. Nos cruzamos con Miguel, me voy con su hermano para animarle. En el km. 4 paró a orinar. El grupo de liebres se reagrupa de nuevo, pero a partir del km. 5 o así, no recuerdo bien, Mateo, Luis y Manolo, marcan un ritmo algo más alto, y yo casi sin darme cuenta me voy con ellos. Me doy cuenta de que el resto del grupo no viene. En ese momento pienso que puedo estar equivocándome, y que quizás debería esperar y ser cauto, y seguir el ritmo del grupo de Antonio, David, y Fernán. Lo pienso, pero a la vez me veo bien, y quiero soñar con que puedo hacerlo. Nunca he hecho tal distancia, no sé como reaccionará mi cuerpo, pero mi talante optimista, piensa que aguantaré, y haré la marca esperada. Las matemáticas que por ahi deambulan, me amparaban, ya que con un tiempo de 1h:30' MMP en media maratón, se puede estimar un tiempo en maratón, del doble más 15 0 20 minutos, y mi objetivo era bajar de 3h:30', por lo que pensé que a los ritmos que iba, para hacer 3h:20 y pocos minutos, podría aguantar.
 
Empieza mi dilema moral de si estoy haciendo bien o no. La hidratación es perfecta, no me salto ni un avituallamiento, y bebo casi toda la botella. A los 40' me enchufo mi primer gel, y luego cada 35' o 40 más o menos. No paro en cada kilometro de preguntarle a Mateo, a cuanto vamos, que ritmo llevamos, y veo que va bajando cada vez más, cogemos al Lay, y me aconseja que voy muy rápido, que donde voy, yo lo escucho y se lo transmito a Mateo, pero ahí el único que no iba donde tenía que ir era yo. Total que sigo corriendo con ellos, hasta que al llegar a Kansas City km 18 o 19, ya me descuelgo un poco, los voy viendo a lo lejos. Paso la media maratón y aún los veo a lo lejos. Paso por mi reloj según la alfombrilla de chips, es decir, tiempo real en 1h:41' y pocos segundos. Empiezo a notarme fatigado, empiezar a pagar el ritmo de los kilometros con la liebres. Empiezo a venir cada vez a menos, los kms se me hacen eternos. Me alcanzan, no sé en que kilometro, si en el 25 o 26, el otro grupo de liebres. Antonio me dice que no me salte ni un avituallamiento. Yo pienso que no ha sido ese mi error, puesto que en ese aspecto lo he hecho bien. Fernán me anima, me dice venga máquina vamos, incluso me espera...y a mí se me rompe el alma, y le digo que no puedo. Es un momento duro, me veo hundido, mis compañeros y amigos de fatigas, siguen su carrera, y yo daría lo que fuese por poder seguirles, pero no puedo.
 
Empieza mi calvario hasta la meta, cada vez voy más lento, o eso me parece, ya que no cojo referencias, ya empieza a darme todo igual, pienso en el muro del km 30 y pico, y me rió yo de ese muro psicológico, cuando el muro físico, lo llevo a mis espaldas ya desde varios kilometros. Paso el estadio del Betis, entro en la Avd. La Palmera, y en un avituallamiento situado en el km. 32, en el cartel indicativo del punto kilométrico, leo lo siguiente:
 
"Km 32. En el recinto ferial del llano de las fuentes finalización de los festejos con la quema de fuegos artificiales y GRAN TRACA FINAL"
 
 
He aquí mi punto y seguido, en esta crónica. Subida de isquiotibial, se me subió la bola de la pierna izquierda, calambrazo, truenos, rayos y centellas, pico de consumo en la factura de Endesa. No fue punto final, porque salvo catástrofe o fuerza mayor, sabía que tenía que llegar al estadio, aunque fuera reptando o a gatas. Me paré un rato, y no había forma de que soltará el músculo. Al poco, consigo relajarme y ya suelta, y empiezo a andar. Quedan 10 kilometros hasta la meta, pienso lo mismo me recupero, voy a andar un rato, que luego lo mismo puedo correr. Al rato intento trotar de nuevo, pero al poco empiezo a notar como se me sube de nuevo, así que de nuevo a andar. Pues nada como ya os podéis imaginar fue "UN PASEO HASTA LA META". A ratos trotando, y la mayor parte del tiempo andando. Sabía que para no llegar al estadio, tendrían que sacarme en ambulancia del recorrido de la prueba, y sabía que no iba tan mal, simplemente iba seco, sin plomo, sin reversas. Me sentía impotente, de no poder avanzar más, ya miraba el reloj, y pensaba en bajar de 4 horas, ya más adelante me daría igual. Era la primera vez que estaba hasta el gorro de correr, o más bien de andar. Pienso que menudo fiasco, que menudo error al haber querido llevar ese ritmo, pienso que no estaba preparado para hacer 3h20' ni tal vez para 3h:30', pero pienso que más de 4 horas es el precio del erro cometido. Veo a las personas que van a entrar en tiempos conmigo, y envidio sanamente a los que llegan corriendo y han dosificado bien su esfuerzo. En estos últimos kilómetros, sin que me sirva de consuelo, veo a mucha gente que va como yo, y otros muchos peor que yo, y pienso que al igual que yo se han equivocado en el planteamiento. Recorró el Alamillo andando, pienso en no correr ya más, y cruzar la meta andando, y justo en el último giro a derechas para encarar la recta de entrada al estadio empiezó de nuevo a trotar, más que nada, por que creo que puedo trotar aunque sean los últimos 700 metros, y mi gente que me espera en el estadio, no merece verme totalmente renegado y andando, no al menos si puedo trotar como lo hice. Miguel me anima y grita como si estuviera entrando con 2:59:50. Yo le hago gesto con el pulgar abajo, estoy decepcionado, soy muy duro conmigo mismo, he petado, la he cagado con el planteamiento, he tenido que andar durante 10 kilometros. Cruzar la meta para mí, se había convertido en un trámite, no en el recorrido hacia la gloria soñada.
 
En estos ultimos kilometros andando, he de decir que me encomende a San Cristóbal, un santo patrón de los triatletas de Almería, que es experto en petar, y siempre llega a la meta, el me ayudo en parte a llegar al estadio. Me da tiempo a plantearme muchas cosas, y pienso en lo tranquilo que estaba yo sólo con mi bicicleta, y quien me habría mandado a mí en meterme en estos berenjenales. Pienso en no acudir ni tan siquiera al que supondrá mi debut, el medio ironman de Elche.
 
Me da mucha rabia, saber que mis liebres han triunfado cada uno personalmente, y que yo no lo haya hecho con ellos, 4h:07'. Me alegro mucho por ellos, espectaculares Mateo y Luis, 3h:21'. Manolo a su bola y sin entrenar bajo de 3:30. Fernán, pletórico, y David también, y Antonio, que les hizo de liebre, entraron juntos 3h:33'. Miguel consiguió su objetivo, dada su mala salida, y demás aspectos comentados por él en su crónica, para mí 2h59'59''.
 
He aprendido la lección de que las matemáticas no sirven para una maratón, y menos aún, cuando mis marcas en media maratón, son fruto de la cabezonería, del coraje, del corazón, de la sangre, y de las ganas, y no de ser precisamente originario de etiopía. "2+2" en una maratón no son 4, ni 4.5, ni tal vez sean 5... (PREMIO). La sangre no es buena compañera de viaje, en los primeros kilómetros, pues te puede hacer escoger el ritmo equivocado como me ha pasado a mí. Puede ayudarte a conseguir tu objetivo en los kilometros finales, pero es mejor tirar de ella, al final, y mantener la cabeza fría desde un principio.
 
Ya solo pienso en desquitarme corriendo otra maratón, con la lección aprendida, no pecando de novato, como me ha pasado, que es algo que le puede pasar a cualquiera. Pensé en los kilometros finales en dejarlo todo. Al día siguiente mi cuerpo quería revancha, y ya estaba mirando el calendario de maratones en España. Ahora es tiempo para otro objetivo, Elche nos espera. El terminar la maratón se ha cumplido, con mejor o peor resultado. Volveré a intentarlo para hacerla integramente corriendo.

5 comentarios:

Cristobal Diaz Navarro. dijo...

ajajjajjjajajaj que cabr--- jajajajaja que tampoco es que reviente yo cada dos por tres jajaja. Es que somos los dos de sangre caliente y nos puede el corazón a la cabeza. Fernandón no seas del todo pesimista y trata de aprender de este error, así es como mas se aprende. Y un consejo: olvidate ya de la maratón, ya la has hecho , que no se te vaya ahora la pinza queriendo hacer otra. Ahora aprovecha y desquitate e ilusionate con el tri de Elche. Ya verás como en la bici disfrutas como un niño chico pero dosifica que si no en la carrera a pie lo puedes pasar muyyyyy pero que muy mal. De todos modos enhorabuena por haber acabado que no es poco y vas por el buen camino, hazle caso a Miguelangel que sabe, un abrazo.

Emilio dijo...

Enhorabuena krak, si, acabado, maraton hecho, eso son palabras mayores. Ahora a pensar en lo proximo, fuera maratones eso ya lo tienes, y habra mas y mas tiempo. Animo¡¡

Angel dijo...

Eso es, a pensar en la siguiente y desquitarse, no?.

Un saludo

Anónimo dijo...

Qué pasa amigo, cuando nos dedicamos a esto somos los primeros que debemos saber que a veces conseguimos nuestros objetivos y otras muchas conseguimos acabar no consiguiendo lo pensado. En otras muchas ni siquiera eso.
Has conseguido muchísimos retos, Ironman, y otras tantas carreras, hasta los profesionales fallan y en muchas ocasiones.
Ahora toca recuperarse y conseguir ilusión y ganas ya que se que trabajo no te falta nunca y seguro llegarán otras tantas alegrías.
Ya me hubiera gustado un montón verte y correr algunos metros contigo. Ya volveré a pasar por aquí a ver con que sigues.Un fuerte abrazo! tu amigo Carmelo Herdz ( el canarión)

MIGUEL A. ROLDAN MARIN dijo...

Bueno gracias a todos de parte de Fernandon.
Pero creo q ha habido in error. La crónica no es mía. Al menos no esta jejeje.