"Como el toro me crezco en el castigo, mi lengua en corazón tengo bañada..." (M. Hernández)

1,2 y 3 son los IRONMAN a mis espaldas. Y este año vamos a por el 4º con la misma ilusión que el primero y con más experiencia (que siempre cabe). El gran objetivo este año es ser regular y conseguir dos picos de forma importantes, el primero para la Maratón de Sevilla (finales de Febrero) y el segundo y más importante es para la primera semana de Julio con la consecución del Ironman de Frankfurt.
Manos a la obra y como siempre, cuento con vosotros para crecer y seguir mejorando juntos. Vuestros comentarios me enriquecen, no dudeis en hacerlo.

Acumulado desde 1 de Septiembre:

SWIM:

BIKE:

RUN:

PATEO:

GYM:

COMPEX:


RETOS 2012-2013: MM Córdoba-Maratón Sevilla - IRONMAN Frankfurt...

¿TIENES ALGUNA DUDA MÉDICA Y NO ENCUENTRAS RESPUESTA?PREGÚNTALE A LA DOCTORA RUIZ... ELLA INTENTARÁ AYUDARTE ON-LINE. UTILIZA LOS COMENTARIOS EN LAS ENTRADAS Y DEJA TU MAIL... SALUDOS

martes, 19 de octubre de 2010

Crónica de un debut. Fernando Roldán Marín (mi hermano)

Enhorabuena Fer, esta crónica merece tener su lugar en un blog exclusivo... ahí te tiro la piedra. FELICIDADES CAMPEÓN!!!
Debut exitoso 'a la carrera'


Llegué el lunes al pueblo con la intención de ser profeta en mi tierra por primera vez, y conseguir bajar mi marca personal en la VII Legua 'Villa de Fernán-Núñez', con una inmejorable compañía: Mi hermano; Mari Carmen, que buscaba añadir otra gesta en su dilatada carrera deportiva; Mateo, fiel escudero y mejor liebre y Luis Jurado, posible baja hasta última hora, pero que apareció para despejar la mente y disfrutar de la prueba por las calles del pueblo.
Los objetivos se consiguieron con creces, para algunos mejor que para otros, pero sin duda disfrutamos muchísimo de la carrera.
Para mí, después de la 'Legua', se terminaba mi participación en cualquier competición deportiva. Tenía previsto salir en bicicleta por las carreteras de la Campiña y recordar viejos tiempos con la Peña Cicloturista. Además me apetecía salir a correr por los caminos del pueblo con los amigos y, por supuesto, disfrutar de una tarde de sábado tumbado en el sofá y viendo partidos de futbol mientras escucho a esos locos de la radio.
Sin embargo, había algo que me tenía intrigado, el 'mítico' Fernando Pérez debutaba como duatleta en el 'I Duatlón de La Carlota' y mi hermano iba a acompañarlo para ser su 'padrino'. Como en muchas de las pruebas en las que corre mi hermano, yo ya pensaba en cargarme mi 'camarón de la Isla' y hacer fotos a los participantes de la prueba, mientras animaba y daba marcas a 'mis corredores'.
Las dudas que me intrigaban se resuelven el jueves por la noche. Faltaban menos de 48 horas para la celebración de dicho Duatlón y recibo una llamada de mi hermano para que me ponga en contacto con el organizador de la prueba, se ha enterado de que aún quedan plazas libres y considera que estoy preparado para debutar en una prueba combinada. Mi carrera deportiva se limitaba a participar en Carreras Populares y alguna que otra Media Maratón. Aunque soy un enamorado del Triatlón, sabía que algún día iba a llegar este momento, pero jamás habría pensado que fuera tan pronto. Siempre suelo ser demasiado precavido y algo indeciso. Cierto es que, si mi hermano no me da el último empujón, jamás me habría decidido a participar.
Hablo con el organizador del 'Duatlón' y tardo menos de 5 minutos en inscribirme. No sabía donde me estaba metiendo, pero sabía que lo quería hacer, porque iba a estar al lado de la gente que más ha influido en mi carrera deportiva, tanto en la actualidad como desde que era pequeño.
Una vez inscrito, empiezo a darle vueltas a la posible carrera y a los entrenamientos previos, y me asaltan infinidad de preguntas, pero no se cómo resolverlas, soy un novato, es muy tarde, mi hermano y mentor está cansado y, probablemente, durmiendo. ¿A quién le pregunto todas mis dudas? Me acuesto en la cama, pero no me duermo, porque estoy nervioso. El abatimiento me puede y por fin, me quedo dormido. Sé que al día siguiente llegará mi hermano y podrá ayudarme.
Me paso la mañana del viernes trabajando con mi padre y esto me sirve para no pensar en la competición y para tener un día con él. No hablo con él tranquilamente todo lo que me gustaría. Me tomo el día con 'relativa' tranquilidad porque todavía queda mucho y, sinceramente, no me jugaba nada, solamente tendría que salir a divertirme y a disfrutar de un buen rato con mis amigos. Pero los nervios previos al debut son inevitables.
Salgo por la tarde a trotar un rato con Antonio Baena, en contra de mi voluntad, pensando que me iba a fundir y que no me hacía falta darme un gran 'tute', sin embargo, me apetecía mucho. Tenía ganas de que me contara como le fue por su luna de miel de Crucero por el Mediterráneo. Fue un entreno tranquilo y agradable. Por la noche toca serenata y risas, muchas risas. Me acuesto pensando en cómo sería la carrera. Los nervios y la incertidumbre se acrecentan. Me quedo dormido pronto porque estoy muy cansado, el día ha sido muy largo.
Llega el día de la prueba y no me apetece nada madrugar. Me levanto a una hora prudente, las 10:00, y hago lo esperado: Desayuno y preparativos para la carrera, puesta a punto de la bicicleta y poco más. Salgo a visitar a dar un paseo para despejarme y vuelvo a casa para comer. La mañana se pasa volando. Mi hermano y Fernando llevan un estrés nada recomendado. Al 'mítico' le ha dado por hacer cambios de última hora en su bicicleta y acarrera numerosos contratiempos.
Mi casa a la hora de comer parece el metro de Madrid en hora punta. Me pongo muy nervioso y decido tomármelo con filosofía y mucha paciencia.
Nunca he participado en una prueba por la tarde, asi que decido comer muy temprano y bastante ligero, con una ensalada de pasta y un poco de fruta tengo suficiente.
Intento descansar un poco, pero es imposible, los nervios y el ajetreo de mi casa no me lo permiten. Llega la hora de montar todo el material en la 'Vito' y salir hacia La Carlota. Estamos preparados a las 15:15 y sólo falta Fernando. ¡Que raro!. Seguimos esperando y me empiezo a impacientar. Pasan los minutos y mi hermano está muy enfadado. Luis y Adela deciden irse para ir adelantado la recogida de dorsales.
Después de 20 minutos de espera, aparece el 'mitico' y comienza la esperada y, por supuesto, acalorada discusión entre mi hermano y Fernando. Yo me mantengo en silencio en la parta de atrás de la 'furgo'. No paro de darle vueltas a lo que se me viene encima. Paran los reproches entre uno y otro, al fin y al cabo ninguno de los dos va a cambiar.
Llegamos, en mi opinión, un poco pegados de hora, pero finalmente da tiempo a todo, aunque muy apurados. Mi hermano no tiene tiempo ni a calentar, porque está esperando a que llegara Baena, tampoco le hace mucha falta, ya que ha estado compitiendo hasta hace un par de semanas.
Hace un día perfecto, el cielo está muy claro, hace un sol espléndido y una temperatura ideal para la práctica deportiva.
Verificamos la bicicleta y el material en boxes, lo dejamos todo preparado (o eso pensaba yo) y nos ponemos a calentar. Luis, Fernando Pérez y yo empezamos, mientras Adela, cámara y 'chicaparatodo' nos graba y nos anima. Mi hermano y Baena no aparecen porque siguen con la inscripción de éste último.
Nos damos un paseíto con carrera continua y un poco de técnica de carrera por el recorrido de la bici, pero me separo de Luis y Fernando. Me gusta hacer el calentamiento en solitario.
Para finalizar, nos reunimos todos en el Bulevar y nos situamos en la línea de salida. Aparece Jose Antonio Marqués, magnífico e incansable triatleta. Hoy no participa, sin embargo está presente con sus ánimos y consejos previos.
Abrazo conjunto de todos los compañeros con la equipación de 'Triatlón Against Cáncer' para dárnos apoyo mutuo y preparativos para la salida. Bromea mi hermano, como siempre, con los comentarios del 'speaker', aunque a mi no me sale la sonrisa, estoy bastante nervioso. Todo ese nerviosismo desaparece cuando suena la bocina de salida.
Veo a mi hermano, Baena y Fernando salir como un 'tiro', ni me planteo seguir a su ritmo. Si algo he aprendido durante este tiempo de carreras es a llevar una progresión y correr de menos a más. Aunque el primer tramo de carrera a pie es corto, no quiero cebarme, tengo que guardar fuerzas para el segmento de bicicleta, aún así me sale una media nunca antes conseguida: poco más de 4 minutos el kilómetro, no me doy ni cuenta, porque es un ritmo que puedo soportar. En todo momento permanezco a la estela del 'mítico' y cada vez me voy acercando más. En la segunda vuelta lo tengo muy cerca pero no se sí cogerlo. Es su prueba y me preocupa que se pueda venir un poco abajo. Pensándolo bien, se que él va a hacer lo propio conmigo en la bici, es su segmento esperado y lo va a 'petar', por tanto, me pongo a su altura, le doy ánimos y le paso, pocos metros después me preparo para llegar a la primera transición. Vaya nervios, no me paro ni a mirar el tiempo que he hecho. Comienzo la T1 a mi ritmo, no me quiero equivocar, me quito las zapatillas de correr y me pongo las de bicicleta, seguidamente me guardo en el mono el gel que tenía preparado para tomar durante el segmento en bici y me coloco el casco. Fernando me pasa, pero aún se tiene que poner las zapatillas, le vuelvo a pasar de nuevo y me monto en la bicicleta. El cuentakilómetros no funciona. Por eso decía con anterioridad que creía haber dejado todo preparado en boxes. El sensor no está bien conectado y no hace contacto, así que no tengo referencias apenas. ¡Vaya faena!
La carretera no me gusta nada, hay demasiados baches, muchos badenes y no está cortada para el tráfico de coches, asi que extremo demasiado la precaución siguiendo los consejos de mi hermano, aunque no tanto, ya que me dijo que me parara en cualquier señal de Stop que viera. La adrenalina no me permite pensar en nada preocupante, por lo que no me paro ni a mirar en intersecciones.
Llevo un ritmo mejor de lo que me esperaba y me sorprende el hecho de que no me pase nadie. Somos pocos participantes, pero no he dedicado tanto tiempo a la bicicleta.
Primer contratiempo de la carrera: el dorsal se rompe por un extremo y se suelta de la goma. Me preocupa demasiado que se me pueda caer, por lo que me fijo más en que no se me caiga por completo que en seguir el buen ritmo que llevaba. Al terminar me diría mi hermano que no habría pasado nada, y viendo como transcurrió la prueba, estaba claro que no sería algo que le preocupase demasiado a los organizadores y jueces.
Este problema me provocó un malestar bastante molesto que no me dejaba pedalear con comodidad. Los gases que tenía al mantener la misma posición durante tanto tiempo para sujetar el dorsal no me permitían expulsar el aire facílmente ni ponerme de pie encima de la bici.
Pese a todo, completo el segmento de bicicleta de una forma muy decente, ya que saco una media que está por encima de lo que venía haciendo con anterioridad, 33 km/h.
Esto también se debe a los gritos de apoyo de los vecinos de La Carlota y pedanías por las que pasabamos durante el recorrido. Jamás pensaría que alguien que no me conoce de nada me iba a mandar mensajes de ánimo. Fue algo muy emotivo.
Llego a la segunda transición, me bajo de la bicicleta con alguna prudencia pero sin pararme en ningún momento. Coloco la bicicleta en mi puesto, mi quito las zapatillas y me pongo las de correr. Salgo corriendo, pero... hay algo raro. ¡Llevo el casco puesto durante algunos metros! Seguí las palabras de mi hermano demasiado a rajatabla. Me lo quito y lo suelto junto a la bicicleta. Me saco el plástico del gel que me he tomado en la bicicleta y lo tiro a una papelera que encuentro a mi lado. Soy raro, pero no me gusta ensuciar nada.
Increíble pero cierto, ya estoy en el último tramo de carrera y 'sólo' me quedan 2'5 Kilómetros para conseguir la gesta. No me lo podía creer. Noto los músculos bastante raros, me cuesta un poco dar la zancada, ya que era una sensación que no había notado nunca. En ese momento supe lo que sentía un triatleta. ¡Vaya mérito tienen!
Entro en el Bulevar y me encuentro a Luis. Que raro, ¿cuándo me ha pasado? No le doy importancia, seguramente pasó como Fernando, me borró las pegatinas y no me dí cuenta. Luego supe que había tenido que dar una vuelta menos en bicicleta por un problema con el sillín.
Pocos metros más adelante de cruzarme con Luis, me encuentro a Fernando, lo noto bastante fatigado, le doy mucho ánimo y le digo que ya lo ha conseguido, sólo le faltaban algo menos de dos kilómetros. Mi hermano y Baena ya habían llegado, Vaya dos máquinas, mi hermano con la temporada terminada ya y Baena, recién casado y sin hacer nada de 'deporte' (al aire libre) durante 2 semanas.
Añadir imagen
Continúo corriendo y la sensación de alegría supera todas las muestras de cansancio o molestias que pueda tener. Sigo a muy buen ritmo y ya veo la pancarta de meta, hay gente animando, aunque no mucha. Lo que se encuentro a menos de 300 metros para terminar es a un grupo de personas muy bien vestidas que se cruzan por mi camino. No se percatan de lo que se está celebrando y a mí ni me ven. Grave error de la organización y no el único. Soy un poco brusco en mis comentarios, pero no quería tropezar quedándome tan poco para la meta. Los sorteo como puedo y el último tramo lo disfruto como si fuera el momento más feliz de mi vida.
Me veo fuerte, miro el reloj y estoy por debajo de 1 hora y 10 minutos, creo que voy a conseguirlo, puedo llegar a ese objetivo, esprinto los últimos 100 metros y en la línea de meta veo que me están esperando todos mis compañeros (mi hermano, Baena, Luis y Fernando), levanto los brazos y ¡Si! lo he conseguido. Me abrazo a los cuatro y noto una sensación de tranquilidad y de paz que me recordaba a esos momentos íntimos que había vivido con alguna chica, efectivamente, como dijo un día Pedro Zerolo: ¡UN ORGASMO DETRÁS DE OTRO!
Fue una de las mejores experiencias vividas en mucho tiempo. Me siento realizado y muy orgulloso de mi actuación como debutante en un Duatlón. Estoy seguro de que puedo mejorar, pero me gustaría ir poco a poco y disfrutar de esta alegría.
Por supuesto, la próxima vez, no se si será con mis compañeros de debut o no, pero sé que jamás los olvidaré mientras corra las próximas pruebas, ya sea en Duatlón o en el Deporte Rey, para mí al menos: el Triatlón.Aprovecho para instar al mítico a que haga su crónica si quiere verse en el blog como mandan los cánones...seguro que nos deleitará con su prosa dulzona y desenfadada...
Yo ayer con Magüi sesión de pateo por el monte 2h 30' de buen ritmo y mejores sensaciones (salvando el gemelo.. el tendón me dió una tregüa) y al llegar a casa (regalazo a modo de masaje de descarga)...
Saludos, mañana más

4 comentarios:

Emilio dijo...

Muy buena, me recuerda hace 2 años cuando debute tambien en un duatlon......Ahora a disfrutar, ya estas envenenado¡¡

Anónimo dijo...

demasiado larga a mi parecer... esto es como el debate para el estado de la nación.. jajaja
te ha quedao muy bien, pero queremos más en un blog personal.
un saludo

Anónimo dijo...

Yo también apoyo al anónimo anterior añadiendo q si corrieras "de pie" en vez de "sentao" darías un paso de calidad muy importante!!
Como cambia el deporte la vida de las personas, me alegro tanto por ti Fernan... Felicidades!!

Cristobal Diaz Navarro. dijo...

jajajaja que panzá de reir me he dado con lo de la pelea en la furgoneta de tu hermano y Fernandón ajjajaja y lo de que no van a cambiar nunca ajajja.
Enhorabuena por el debut, ahora a seguir disfrutando, lo mismo nos vemos en algún duatlón por Murcia, cuidate niño, aunque con esa cuñada que tienes cualquiera se queja de algún dolor.
A ti también te mando un abrazo Miguelangel ajajajja, aunque el mas grande para Fernandón, que os tiene que mojar la oreja de aquí a nada y no con el tinto de verano ajja.